Archivo de la etiqueta: Amanecer sin ti

Nueva cubierta de Amanecer sin ti actualizada:

¡Hola, bipolares!

Ya está actualizada la nueva portada de “Amanecer sin ti”  y de nuevo a la venta en #KindleUnlimited

Rodrigo y Michelle no están pasando por un buen momento en la relación. Sin ser conscientes, el sueño que los unió es el mismo que los ha distanciado. Ambos saben que es hora de tomar una decisión, entre ellos se ha perdido algo fundamental en una pareja y la pasión ya no es suficiente… Ella necesita huir justo de lo que él persigue para ser feliz. Y la cuenta atrás ha comenzado. Sus vidas han de tomar otro rumbo, pero ¿están preparados para afrontar uno que ya daban por terminado?

Un romántico relato que nos recuerda que a veces las promesas no están olvidadas, sino postergadas. Y que las segundas oportunidades no siempre son como imaginamos.

0,99€

Comprar aquí 

 

Amanecer sin ti:

Relato por San Valentín 0,99€ #AmanecerSinTi #Amazon #KindleUnlimited. 

Se puso de pie, se enjuagó frente a mi sorprendida mirada, esquivándome de nuevo. Eso sí, sus facciones expresaban algo diferente, algo que se me escapaba de las manos. Y diría que parecía muy afectado. Demasiado para «no suceder nada».

 
—Rodri, por favor, odio estar así. ¿Qué te pasa?
 
—Nada, ya te lo he dicho otras veces. —Le di el albornoz para que se secara, que aceptó con una expresión irreconocible. Entre la pena y la rabia. ¿Por qué?—. Cuidado.
 
—Sabes que te amo, ¿verdad? —Me coloqué delante y hundí los dedos en su húmedo cabello. Evitó mirarme. Aunque gruñó—. Dime que tú también, por favor.
 
—¿Se pregunta? Ahí tienes la respuesta. —Señaló sus ojos—. Nunca lo dudes —y añadió montándome sobre su cintura—: nunca, pase lo que pase, ¿me oyes?
 
—¿Por qué estás tan extraño? —jadeé frente a su rudeza—. Mímame. Y prométeme que lo arreglaremos, que es solo un bache. Que lo superaremos. Hazlo, Rodrigo.
 
No habló, continuó pensativo. Fuera de sí al estrecharme contra su ardiente piel. Me llevó hacia nuestra habitación, me depositó sobre la cama y me cubrió con su cuerpo, reclamando un apasionado y desesperado beso, con el que acalló mis súplicas, pero sin obtener la respuesta que necesitaba.
 
¿Qué sucedía?
 
Lo amaba tanto que me daba miedo reconocer que el posible final estuviera cerca.

 

Seguir leyendo Amanecer sin ti: